Llegan los últimos días de vacaciones, y ello anuncia el regreso a clases, el cual resulta emocionante pero, a la vez, estresante para muchos niños y niñas. Volverán a jugar y realizar actividades con sus compañeros de clase, conocerán nuevos profesores y estrenarán nuevos libros y materiales. Sin embargo, a un alto porcentaje de los niños puede resultar una experiencia complicada ya que volverán a estar lejos de casa sin mamá y papá cerca.book-15584_1920
    El estrés en los niños suele presentarse con manifestaciones de miedo, inseguridad, tensiones... que, de no ser controladas, pueden afectar a la salud y mantenerse en el tiempo. Por este motivo, prepararles para el regreso a clase puede ser decisivo para mantener un correcto desempeño escolar durante todo el año.
     Las sensaciones que el niño presenta en esta etapa, puede parecerse a la que algunos adultos sienten cuando tienen que regresar al trabajo, ya que todo cambio de rutina implica, en todas las personas, tensión al tener que adaptarnos a un nuevo orden. En ambos casos, hay que comprender que las vacaciones han sugerido un cambio de hábitos: de sueño, de alimentación, de ocio, de disciplina, de horarios... por lo que será necesario irse ajustando a la nueva rutina poco a poco, antes del ansiado y temido día de regreso a clases o al trabajo.
     El compartir actividades en familia, levantarse tarde, no realizar deberes, ver mucha televisión, jugar a todas horas, no tener rutina... fomentan que el regreso a clases se haga complicado, por lo que será importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones, a fin de que estén lo más contentos posible de volver a clase:
  1. Es importante que los padres recuerden a los niños las partes positivas de volver a clase, por ejemplo, el ver a sus compañeros que, probablemente, no han visto desde que se despidieron en el último día de clase. También deberían aprender a valorar la importancia de adquirir nuevos conocimientos que serán muy útiles en su día a día.
  2. Siempre que los padres hagan referencia al colegio, deberán hacerlo de forma positiva y nunca de forma negativa. De esta manera comprenderán que aprender y estudiar es algo positivo.
  3. Fomentar la ilusión por comprar los nuevos útiles escolares. Puede realizarse de forma lúdica, es decir, planteándolo como una actividad familiar. También es positivo que se les deje que vean los libros que utilizará durante el curso, ya que esto generará interés por las clases. children-286239_1920
  4. Otra forma de generar ilusión por el regreso a clases es planteando las diferentes opciones de actividades extra-escolares a las que podrá asistir durante el curso, de forma que potenciamos la ilusión por esta etapa que está por llegar.
  5. Preparar un primer fin de semana agradable, es decir, el primer fin de semana del comienzo del curso debería ser divertido. De esta manera, la primera semana escolar pasará rápidamente y los niños estarán ansiosos por disfrutar de dos días entretenidos. Además de disfrutar de ese fin de semana, también se disfrutará de la planificación de ese evento, pues decidir qué hacer y cómo hacerlo genera ilusión.
  6. Ser un ejemplo a seguir. Como se ha comentado anteriormente los adultos también tiene que retomar la rutina de regreso al trabajo, por lo que es importante que los niños comprendan que todos tienen que adaptarse al cambio y que si los padres ven el lado positivo y sienten ilusión por lo bueno del trabajo, ellos también pueden hacerlo.
  7. Ser comprensivos y conversar sobre sus problemas. Es normal que, pese a poner en práctica todo lo anterior, la vuelta a clases siga resultando complicado para algunos niños. Por ello, los padres deberían estar pendientes de los cambios de conducta que puedan manifestarse, los problemas que puedan surgir, etc., y promover una actitud de comprensión y no de juicio generando así un entorno en que el niño se sienta cómodo para seguir adaptándose al cambio. Hay que tener en cuenta que los problemas de los niños para ellos son tan grandes e importantes como son los de los padres. child-1245893_1920
  8. Para reducir la ansiedad de los primeros días, los padres pueden acompañar a los niños al colegio para que sepan que no están solos en esta etapa y que cuenta con la ayuda de sus familiares. Esto está especialmente indicado para aquellos niños que empiezan en un colegio nuevo ya que el cambio no sólo será de rutina sino también de profesores, compañeros, materias...
  9.  Tener una buena rutina, estableciendo y respetando los horarios de levantarse, irse a dormir, comer, actividades extra-escolares, jugar, entretenimiento... Es recomendable que algunos hábitos, como los de levantarse y acostarse, sean lo más parecido posible a los que se tienen durante el año escolar. Sin embargo, si esto no ha sido posible, es recomendable que los días previos al inicio del curso comience a practicar estas rutinas para que no le sean tan problemáticas cuando empiecen las clases.
  10. Preparar un desayuno nutritivo y delicioso, ya que a todos nos gusta levantarnos con un buen manjar sobre la mesa para desayunar. El primer día es especial y los padres podrán conseguir que este día empiece bien desde que se despierte. Es importante supervisar su desayuno ya que es el principal alimento que permitirá la concentración y el aprendizaje de toda la mañana. Además, con frecuencia, es recomendable incluir un complemento alimenticio para el momento del recreo.
     En resumen, los padres tienen una gran influencia sobre los niños y, por ello, es importante transmitirles pensamientos positivos respecto a la vuelta a clases. Hay que animarlos y prepararlos para que la vuelta a la rutina sea una posibilidad de ver a sus compañeros, hacer nuevos amigos y aprender. También hay que tener en cuenta ir haciendo una previa introducción a las rutinas días antes del inicio del curso para que cuando empiecen esto no les genere un esfuerzo extra.
     En el caso de NIÑOS EN EDAD PREESCOLAR, la ansiedad se aumenta dado que nunca han estado tanto tiempo separados de sus padres, así que, en los días anteriores al inicio del colegio se considera importante hablar con ellos de todo lo nuevo que le deparará la escuela, las cosas divertidas que pasarán y, por supuesto, que al finalizar sus seres queridos seguirán estando ahí como siempre.
children-808664_1920