Llega el fin de las Navidades y tras la ilusión de los regalos, los turrones, Papá Noël y los Reyes Magos llega la incertidumbre que muchos padres empiezan a tener tras estas fiestas, ¿cuándo es un buen momento para contar a mis hijos la verdad sobre los reyes magos?

Desde muy pequeños nos han enseñado esta preciosa tradición, mantenemos la ilusión de encontrarnos debajo del árbol, al lado de los zapatos, etc., nuestros regalos más deseados, pero llega un día en que tenemos que descubrir que Papá Noël y los Reyes tienen un montón de ayudantes que reparten los regalos por todo el mundo. 

¿EXISTE UNA EDAD IDEAL PARA CONTAR ESTE SECRETO A LOS NIÑOS?

La respuesta es NO. No hay una edad idónea y todo irá relacionado con la madurez psicológica del niño, aunque este momento llega de media a la edad de los 8-9 años. Hay que considerar que vamos a desvelar uno de los grandes secretos de la infancia, por lo que observaremos bien si será capaz de entenderlo y de poder aceptar esta nueva realidad, manteniendo aún un hilo de ilusión por estas fechas tan señaladas. 

Como datos añadidos, se considera que hasta alrededor de los 5 años de edad predomina el pensamiento mágico, lo cual explica por qué hasta esa edad aún no han empezado a sospechar sobre el origen de los Reyes Magos o Papá Noël, ya que les resulta complicado diferenciar lo que es real de lo que es fantástico. 

Este pensamiento comienza a cambiar a partir de los 6 años, cuando el pensamiento lógico y abstracto empieza a coger forma, diferenciando mejor lo que es real de lo que es imaginario. De hecho, es a partir de este momento cuando los niños comenzarán a sospechar y a indagar sobre la realidad o ficción de los Reyes Magos. Es aquí cuando empezaremos a considerar cuál será el mejor momento para contarles la verdad.

ALGUNAS IDEAS PARA HACER ESTE MOMENTO MÁS ESPECIAL

  1. Sé el primero en contarle el secreto. Los hijos confían en sus padres y consideran que no les guardan secretos tan grandes como éste, por lo que siendo los primeros mantendremos esa confianza que nos tienen. Hay que tener especial precaución ya que pueden enterarse en el colegio por sus compañeros, así que hay que tener cuidado de que no se nos adelanten.
  2. Aprovecha sus sospechas y preguntas: como se ha comentado anteriormente, llega una edad en que los niños sospecharán de su existencia y harán preguntas al respecto. Este aspecto facilitará su comprensión y se sentirán menos decepcionados.
  3. Si no sospechan pero alguien puede contárselo: puedes hacerle preguntas "trampa" pero sutiles para que empiece a dudar y a indagar. Poco a poco el niño empezará a sospechar y, por ende, a estar más maduro psicológicamente para poder contarle toda la verdad.
  4. Cuéntale la verdad completa de forma sencilla: explícale que los Reyes Magos y Papá Noël no son los que dejan los regalos sino que son los papás, los abuelos, los tíos, primos, hermanos... Puedes contárselo utilizando una historia que le haga más especial y llevadero el momento, siempre que sea sencilla y comprensible.
  5. Hazlo en el momento más indicado: encontrar el momento es fácil, simplemente hay que considerar que no es conveniente hacerlo en Navidad, sino en otra fecha para que el impacto emocional sea menos y no se sienta tan desilusionado. A lo largo del año habrá muchos momentos en que harán alusión a la Navidad... cuando coincida con un momento tranquilo y donde tengas tiempo para responder a sus preguntas, será el ideal.
  6. Contesta a sus dudas y preguntas: los niños tendrán muchas dudas respecto al tema, sobre cómo habían aparecido los regalos debajo del árbol, quiénes son las personas que aparecen en la cabalgata, a quién llegaban sus cartas...
Pinchando en este enlace encontrarás una historia que puede ayudarte a contar la verdad sobre los Reyes Magos.