Autor: María Cristina Ávila González

PSICOLOGÍA NAVIDEÑA

     Llega la Navidad y con ella nuevas experiencias, magia, ilusiones, regalos, reuniones familiares... y todas estas situaciones hacen que afloren emociones tanto en los niños como en los adultos.

     Aunque generalmente asociamos la Navidad a una época llena de positivismo y emociones agradables, también aparecen emociones negativas relacionadas con las situaciones personales de cada uno.

NUESTRA INFANCIA Y LA NAVIDAD

     Si echamos la vista atrás, podemos darnos cuenta que las emociones más intensas hacia la Navidad las remontaremos a la infancia. Las primeras experiencias hacia la navidad siempre son las más impactantes y por ese motivo se recuerdan con más facilidad.

     Aunque todos los años hagamos lo mismo por estas fechas, por ejemplo: todas las Nochebuena comemos en casa de los abuelos, las Nocheviejas con los amigos, etc., son las emociones las que van a graduar la importancia de estos eventos. Sin embargo, no habrá Navidad como la primera, la que el niño recordará con más magia tras descubrir todas esas nuevas emociones novedosas, especiales e intensas. Es por esta razón por la que si tenemos niños en casa debemos asegurarnos de potenciar esa magia, ya que no habrá más navidades como la primera.

¿CUÁLES SON LAS EMOCIONES MÁS COMUNES? 

  1.  ALEGRÍA por los regalos, por los reencuentros familiares...
  2. AMOR hacia las personas con quienes queremos compartir estas fechas.
  3. APATÍA al tener que retomar las tareas diarias.
  4. CELOS que pueden sentir los niños cuando aparecen otros más pequeños a quienes se les presta mayor atención, o cuando otra persona ha recibido el regalo que nosotros queríamos.
  5. ENFADO por la vuelta de vacaciones. Es normal que los niños rompan con las rutinas en la época navideña, se acostumbran a no llevar a cabo tareas del colegio y pierden el hábito de estudio, por ello, cuando al regreso de vacaciones tienen que volver a cumplir los límites y las normas se enfadan.
  6. FRUSTRACIÓN cuando no se cumplen las expectativas del regalo que se va a recibir o alguna persona rechaza nuestro plan navideño.
  7. GRATITUD por las muestras de afecto recibidas.
  8. ILUSIÓN por los amigos invisibles, por qué nos van a regalar, por hacer regalos a los demás...
  9. SATISFACCIÓN por una comida bien hecha, por acertar con el regalo...
  10. SORPRESA por las felicitaciones y los regalos que no esperábamos...
  11. TRISTEZA por las personas que ya no comparten nuestra mesa.

     Todas estas emociones son vividas tanto en adultos como en niños, siendo estos últimos los que lo vivirán con mayor intensidad. Pero no os asustéis, es normal que sintamos tantas emociones a lo largo de estos días, que estemos como en una montaña rusa de emociones y que nos deje un poco agotados emocionalmente.

     Tened en cuenta también que las emociones negativas se van a ver especialmente intensificadas ante la obligación de sentirnos especialmente bien en esta época tan idílica.

CONSEJOS PARA LA CUESTA EMOCIONAL NAVIDEÑA

  1. Mantén alguna rutina. Aunque es cierto que en estas fechas abundan las reuniones, las celebraciones, las fiestas... hay que intentar, en la medida de lo posible, mantener rutinas de comidas, horarios de irse a la cama... en los días que no tengamos nada especial programado. En el caso de los niños, es ideal que realicen alguna tarea escolar en esos días, con media horita nos bastará para que la vuelta al cole no sea después tan traumática.
  2. Expresa y deja expresar. Como hemos dicho las emociones están revueltas en estas fechas, por lo que es ideal identificarlas y ponerles nombre y, por ende, ayudar a los demás a que hagan lo mismo.
  3. Realiza actividades aptas para todos: es una época familiar y por lo tanto no nos gustaría que alguien se quedase fuera de nuestros planes. Realiza actividades que puedan hacer todos, como pasear al aire libre, ir a ver una película... de esa manera os ayudará a todos a desconectar del estrés laboral, escolar.
  4. Recordar: hacer memoria de los que ya no están no es algo malo, al contrario, es algo natural y que debería hacerse con la alegría de recordar los buenos momentos que hemos pasado con ellos.
  5.  Dedica tiempo a todos. Cuando hay niños en casa es natural que sientan celos cuando se presta más atención a otros niños. Vamos a procurar dedicar parte de nuestro tiempo a todas las personas con las que nos reunamos, de esa forma nadie se sentirá desplazado. Comparte tus vivencias y deja que los demás compartan las suyas.
  6. Y lo más importante, disfruta de cada Navidad como si fuera la primera y la última. 

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO DESDE M.C. PSICÓLOGOS

Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos Psicólogo Madridejos             

UNA HISTORIA PARA CONTAR LA VERDAD SOBRE LOS REYES MAGOS

Cuando yo era tan grande como tú, mis padres, un día como éste, me sentaron sobre sus rodillas y me contaron una historia que seguro te hará comprender mejor la verdad sobre los Reyes Magos. 

Hace muchos muchos años, cuando el niño Jesús Nació, unos reyes que vivían en Oriente vieron una estrella fugaz que les dirigió hasta el portal de Belén para adorarle. Estos Reyes que eran muy bondadosos, le llevaron tres regalos por su nacimiento. 

El niño Jesús se puso muy contentos, algo que a los Reyes Magos les llenó de gozo y alegría. Nunca antes habían visto un niño tan feliz. Por ello, el mayor de los tres reyes, Melchor, que era el más sabio tuvo una grandiosa idea.

- ¡Que feliz me hace ver a este niño tan alegre! Es lo más bonito que he visto nunca y sería maravilloso poder ver esta sonrisa en los niños de todo el mundo. ¿Qué os parece si vamos a repartir regalos a los niños de todo el mundo? - dijo a Gaspar y Baltasar. 

Gaspar que era el más sensato de los tres añadió: 

- Estoy de acuerdo Melchor, pero aunque viajásemos todo el día, todo el año, cada uno fuéramos a un país y llevásemos a nuestros tres pajes, es imposible dar regalos a todos los niños. 

- Sería estupendo, pero como dice Gaspar, es difícil recorrer el mundo entero. Ya somos ancianos y nuestros camellos empiezan a cojear también. Pero sería tan bonito que al menos un día al año todos los niños tuvieran regalos... 

Los tres Reyes Magos desdibujaron de su cara la sonrisa que habían mantenido hasta el momento, pasando a estar tristes por darse cuenta de que su grandiosa idea era imposible de realizar...

De repente, San José, la Virgen María y el niño Jesús aparecieron a sus espaldas y sonriéndoles José se dirigió a ellos:  

- Tenéis unas ideas muy nobles mis queridos Reyes Magos, y os agradecemos los regalos que habéis entregado a mi niño Jesús. Es posible que podamos ayudaros en algo. ¿Qué necesitáis para llevar regalos a todos los niños?

- Pues... necesitaríamos miles y millones de pajes, al menos uno para cada niño para poderles llevar a su casa, al mismo tiempo, todos los regalos, pero es imposible... no tenemos tantos pajes, a penas tenemos tres - dijo Gaspar. 

- No os preocupéis por eso - dijo el niño Jesús con su linda vocecita - yo os concedo todos los pajes que sean necesarios para que no sólo los niños tengan regalos en este día, sino para que sean todas las personas las que los reciban, 

- ¡Sería tan hermoso! - dijeron a la vez todos los que estaban allí reunidos. 

- Pero... ¿Cómo lo haremos? - añadió Baltasar un tanto confuso. 

- Sería necesario que esos pajes supieran los deseos de los niños y que los quisieran tanto como para conseguir lo que deseen - añadió Melchor. 

- Mis queridos Reyes Magos, ya sé quienes harán este maravilloso trabajo. ¿No es verdad que quienes mejor conocen a los niños y quienes más los quieren son sus padres?  - dijo el niño Jesús emocionado. 

Los ojos de los tres reyes se iluminaron ante la solución a su problema, pues ya comprendían lo que esto quería decir. Y tras su asentimiento el niño continuó. 

- Veo que lo habéis comprendido. Así pues, haced llegar a todos los hogares mi mensaje en que en nombre de los Tres Reyes Magos de Oriente todos los niños del mundo recibirán regalos el mismo día en que a mí me los hicieron, la noche del 5 de enero. Todos los padres de todos los hogares se convertirán en pajes por un día y, en vuestro nombre, y de vuestra parte, hagan entrega de los regalos a sus hijos esa noche. Sólo cuando los niños sean suficientemente mayores, los padres contarán esta historia a sus hijos y recordarán que gracias a Sus Majestades los Tres Reyes de Oriente todos los niños reciben regalos al menos, un día al año. 

Dicho esto, los Tres Reyes Magos se pusieron en marcha y divulgaron el mensaje a todos los hogares y a partir del año siguiente, cada 5 de enero por la noche, los papás preparaban los regalos para que al día siguiente la sonrisa de los niños fuera lo más importante en todo el mundo.

CÓMO CONTAR LA VERDAD SOBRE LOS REYES MAGOS

Llega el fin de las Navidades y tras la ilusión de los regalos, los turrones, Papá Noël y los Reyes Magos llega la incertidumbre que muchos padres empiezan a tener tras estas fiestas, ¿cuándo es un buen momento para contar a mis hijos la verdad sobre los reyes magos?

Desde muy pequeños nos han enseñado esta preciosa tradición, mantenemos la ilusión de encontrarnos debajo del árbol, al lado de los zapatos, etc., nuestros regalos más deseados, pero llega un día en que tenemos que descubrir que Papá Noël y los Reyes tienen un montón de ayudantes que reparten los regalos por todo el mundo. 

¿EXISTE UNA EDAD IDEAL PARA CONTAR ESTE SECRETO A LOS NIÑOS?

La respuesta es NO. No hay una edad idónea y todo irá relacionado con la madurez psicológica del niño, aunque este momento llega de media a la edad de los 8-9 años. Hay que considerar que vamos a desvelar uno de los grandes secretos de la infancia, por lo que observaremos bien si será capaz de entenderlo y de poder aceptar esta nueva realidad, manteniendo aún un hilo de ilusión por estas fechas tan señaladas. 

Como datos añadidos, se considera que hasta alrededor de los 5 años de edad predomina el pensamiento mágico, lo cual explica por qué hasta esa edad aún no han empezado a sospechar sobre el origen de los Reyes Magos o Papá Noël, ya que les resulta complicado diferenciar lo que es real de lo que es fantástico. 

Este pensamiento comienza a cambiar a partir de los 6 años, cuando el pensamiento lógico y abstracto empieza a coger forma, diferenciando mejor lo que es real de lo que es imaginario. De hecho, es a partir de este momento cuando los niños comenzarán a sospechar y a indagar sobre la realidad o ficción de los Reyes Magos. Es aquí cuando empezaremos a considerar cuál será el mejor momento para contarles la verdad.

ALGUNAS IDEAS PARA HACER ESTE MOMENTO MÁS ESPECIAL

  1. Sé el primero en contarle el secreto. Los hijos confían en sus padres y consideran que no les guardan secretos tan grandes como éste, por lo que siendo los primeros mantendremos esa confianza que nos tienen. Hay que tener especial precaución ya que pueden enterarse en el colegio por sus compañeros, así que hay que tener cuidado de que no se nos adelanten.
  2. Aprovecha sus sospechas y preguntas: como se ha comentado anteriormente, llega una edad en que los niños sospecharán de su existencia y harán preguntas al respecto. Este aspecto facilitará su comprensión y se sentirán menos decepcionados.
  3. Si no sospechan pero alguien puede contárselo: puedes hacerle preguntas "trampa" pero sutiles para que empiece a dudar y a indagar. Poco a poco el niño empezará a sospechar y, por ende, a estar más maduro psicológicamente para poder contarle toda la verdad.
  4. Cuéntale la verdad completa de forma sencilla: explícale que los Reyes Magos y Papá Noël no son los que dejan los regalos sino que son los papás, los abuelos, los tíos, primos, hermanos... Puedes contárselo utilizando una historia que le haga más especial y llevadero el momento, siempre que sea sencilla y comprensible.
  5. Hazlo en el momento más indicado: encontrar el momento es fácil, simplemente hay que considerar que no es conveniente hacerlo en Navidad, sino en otra fecha para que el impacto emocional sea menos y no se sienta tan desilusionado. A lo largo del año habrá muchos momentos en que harán alusión a la Navidad... cuando coincida con un momento tranquilo y donde tengas tiempo para responder a sus preguntas, será el ideal.
  6. Contesta a sus dudas y preguntas: los niños tendrán muchas dudas respecto al tema, sobre cómo habían aparecido los regalos debajo del árbol, quiénes son las personas que aparecen en la cabalgata, a quién llegaban sus cartas...
Pinchando en este enlace encontrarás una historia que puede ayudarte a contar la verdad sobre los Reyes Magos. 

CÁNCER: MÁS QUE UNA ENFERMEDAD FÍSICA

     Enfrentarse al diagnóstico de CÁNCER es una de las situaciones más estresantes, difíciles y temidas de la sociedad actual, por lo que es considerada como la enfermedad física que más problemas psicológicos ocasiona.

 

    Es una enfermedad que, de forma directa o indirecta, afecta a todas las personas, bien como una amenaza potencial en la actualidad o bien como una realidad que nos ha tocado vivir a nosotros o a personas de nuestro entorno.

     Debido a su alta incidencia y las repercusiones negativas que ocasiona, es considerada como una de las enfermedades más importantes de la época. En esta línea, es tal su alcance, que podríamos considerar que supone la ruptura del mundo interior de la persona, ya que produce una serie de limitaciones que interrumpen la posibilidad de alcanzar algunos proyectos personales que se habían considerado antes de la aparición del cáncer.

      Su cronicidad, la incertidumbre ante la evolución, los efectos secundarios de los tratamientos y el significado social de la palabra cáncer, son situaciones que, por sí mismas, son generadoras de malestar psicológico.

  • Ante la cronicidad, la persona tiene que aprender a convivir con la enfermedad, modificar sus hábitos y poner en marcha recursos para afrontar la enfermedad de la mejor forma posible.

  • El ser una enfermedad cuya etiología y evolución se desconoce traerá consigo la incertidumbre sobre su curso, la gravedad, las repercusiones... por lo que éste será el aspecto que generará la mayoría de las alteraciones emocionales.
  • Tanto los tratamientos utilizados para el control del cáncer como las cirugías traerán consigo efectos secundarios que no sólo afectarán físicamente a la persona, sino que repercutirán también en los aspectos sociales y psicológicos.
  • A todo lo anterior añadimos el significado social de la palabra en tanto que el Cáncer será percibido como una enfermedad dolorosa e insidiosa que podrá deteriorar a la persona y conducirla a la muerte.

 

¿CÓMO AFRONTAR LOS PROBLEMAS PSICOLÓGICOS DEL CÁNCER?

      Para poder afrontar el cáncer de la mejor forma, os daré dos puntos fundamentales, con los que solventar la mayor parte de los problemas psicológicos:

  • Lo primordial es adoptar un papel activo en el tratamiento, es decir, el llevar a cabo las recomendaciones que los médicos nos puedan hacer, ayudarán a sentir que nosotros podemos afrontar la enfermedad, que nada está perdido y que conseguiremos salir adelante. Vas a sentir que tienes un control sobre la enfermedad, comprenderás qué está sucediendo y conseguirás prevenir complicaciones futuras.
  • A lo largo de todo el proceso, emergerán muchísimas emociones, no olvides escucharlas. Las emociones son universales, las sentimos todo el mundo y tienen una función importante: adaptarnos. No es malo sentirnos tristes, esto nos ayudará a comunicar nuestro malestar, a aceptar la enfermedad y nos ayudará a motivarnos a cambiar aspectos con los que sentirnos mejor.

 ¿CUÁNDO CONSULTAR A UN PSICÓLOGO?

  • Cuando sintamos que la ansiedad, el miedo o la ira está presente la mayor parte del tiempo.
  • Cuando la ansiedad, el miedo o la ira sea demasiado intensa y no sepamos cómo calmarnos.
  • Cuando tengamos alteraciones de sueño, cansancio, fatiga...
  • Cuando nuestro pensamiento haga que anticipemos catástrofes o tengamos un bloqueo o sentimiento de dificultad para tomar decisiones importantes que puedan interferir en nuestro ritmo diario.
  • Cuando, por miedo, evitemos situaciones que antes no evitábamos.

 

     A veces, la ansiedad, el miedo o la ira que sintamos ante la enfermedad se van a convertir en un problema pues, por nosotros mismos, a veces no sabemos gestionar adecuadamente nuestras emociones, éste es el momento para consultar a un psicólogo, él nos podrá ayudar en todo el proceso.

 
Dedicado a todos mis pacientes y familiares que han pasado por una situación como esta, 
pues gracias a vosotros aprendí el significado de la palabra lucha. 

FACILITANDO EL REGRESO A CLASES

     Llegan los últimos días de vacaciones, y ello anuncia el regreso a clases, el cual resulta emocionante pero, a la vez, estresante para muchos niños y niñas. Volverán a jugar y realizar actividades con sus compañeros de clase, conocerán nuevos profesores y estrenarán nuevos libros y materiales. Sin embargo, a un alto porcentaje de los niños puede resultar una experiencia complicada ya que volverán a estar lejos de casa sin mamá y papá cerca.book-15584_1920
    El estrés en los niños suele presentarse con manifestaciones de miedo, inseguridad, tensiones... que, de no ser controladas, pueden afectar a la salud y mantenerse en el tiempo. Por este motivo, prepararles para el regreso a clase puede ser decisivo para mantener un correcto desempeño escolar durante todo el año.
     Las sensaciones que el niño presenta en esta etapa, puede parecerse a la que algunos adultos sienten cuando tienen que regresar al trabajo, ya que todo cambio de rutina implica, en todas las personas, tensión al tener que adaptarnos a un nuevo orden. En ambos casos, hay que comprender que las vacaciones han sugerido un cambio de hábitos: de sueño, de alimentación, de ocio, de disciplina, de horarios... por lo que será necesario irse ajustando a la nueva rutina poco a poco, antes del ansiado y temido día de regreso a clases o al trabajo.
     El compartir actividades en familia, levantarse tarde, no realizar deberes, ver mucha televisión, jugar a todas horas, no tener rutina... fomentan que el regreso a clases se haga complicado, por lo que será importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones, a fin de que estén lo más contentos posible de volver a clase:
  1. Es importante que los padres recuerden a los niños las partes positivas de volver a clase, por ejemplo, el ver a sus compañeros que, probablemente, no han visto desde que se despidieron en el último día de clase. También deberían aprender a valorar la importancia de adquirir nuevos conocimientos que serán muy útiles en su día a día.
  2. Siempre que los padres hagan referencia al colegio, deberán hacerlo de forma positiva y nunca de forma negativa. De esta manera comprenderán que aprender y estudiar es algo positivo.
  3. Fomentar la ilusión por comprar los nuevos útiles escolares. Puede realizarse de forma lúdica, es decir, planteándolo como una actividad familiar. También es positivo que se les deje que vean los libros que utilizará durante el curso, ya que esto generará interés por las clases. children-286239_1920
  4. Otra forma de generar ilusión por el regreso a clases es planteando las diferentes opciones de actividades extra-escolares a las que podrá asistir durante el curso, de forma que potenciamos la ilusión por esta etapa que está por llegar.
  5. Preparar un primer fin de semana agradable, es decir, el primer fin de semana del comienzo del curso debería ser divertido. De esta manera, la primera semana escolar pasará rápidamente y los niños estarán ansiosos por disfrutar de dos días entretenidos. Además de disfrutar de ese fin de semana, también se disfrutará de la planificación de ese evento, pues decidir qué hacer y cómo hacerlo genera ilusión.
  6. Ser un ejemplo a seguir. Como se ha comentado anteriormente los adultos también tiene que retomar la rutina de regreso al trabajo, por lo que es importante que los niños comprendan que todos tienen que adaptarse al cambio y que si los padres ven el lado positivo y sienten ilusión por lo bueno del trabajo, ellos también pueden hacerlo.
  7. Ser comprensivos y conversar sobre sus problemas. Es normal que, pese a poner en práctica todo lo anterior, la vuelta a clases siga resultando complicado para algunos niños. Por ello, los padres deberían estar pendientes de los cambios de conducta que puedan manifestarse, los problemas que puedan surgir, etc., y promover una actitud de comprensión y no de juicio generando así un entorno en que el niño se sienta cómodo para seguir adaptándose al cambio. Hay que tener en cuenta que los problemas de los niños para ellos son tan grandes e importantes como son los de los padres. child-1245893_1920
  8. Para reducir la ansiedad de los primeros días, los padres pueden acompañar a los niños al colegio para que sepan que no están solos en esta etapa y que cuenta con la ayuda de sus familiares. Esto está especialmente indicado para aquellos niños que empiezan en un colegio nuevo ya que el cambio no sólo será de rutina sino también de profesores, compañeros, materias...
  9.  Tener una buena rutina, estableciendo y respetando los horarios de levantarse, irse a dormir, comer, actividades extra-escolares, jugar, entretenimiento... Es recomendable que algunos hábitos, como los de levantarse y acostarse, sean lo más parecido posible a los que se tienen durante el año escolar. Sin embargo, si esto no ha sido posible, es recomendable que los días previos al inicio del curso comience a practicar estas rutinas para que no le sean tan problemáticas cuando empiecen las clases.
  10. Preparar un desayuno nutritivo y delicioso, ya que a todos nos gusta levantarnos con un buen manjar sobre la mesa para desayunar. El primer día es especial y los padres podrán conseguir que este día empiece bien desde que se despierte. Es importante supervisar su desayuno ya que es el principal alimento que permitirá la concentración y el aprendizaje de toda la mañana. Además, con frecuencia, es recomendable incluir un complemento alimenticio para el momento del recreo.
     En resumen, los padres tienen una gran influencia sobre los niños y, por ello, es importante transmitirles pensamientos positivos respecto a la vuelta a clases. Hay que animarlos y prepararlos para que la vuelta a la rutina sea una posibilidad de ver a sus compañeros, hacer nuevos amigos y aprender. También hay que tener en cuenta ir haciendo una previa introducción a las rutinas días antes del inicio del curso para que cuando empiecen esto no les genere un esfuerzo extra.
     En el caso de NIÑOS EN EDAD PREESCOLAR, la ansiedad se aumenta dado que nunca han estado tanto tiempo separados de sus padres, así que, en los días anteriores al inicio del colegio se considera importante hablar con ellos de todo lo nuevo que le deparará la escuela, las cosas divertidas que pasarán y, por supuesto, que al finalizar sus seres queridos seguirán estando ahí como siempre.
children-808664_1920
 

SÍNDROME POSTVACACIONAL

  clerk-18915_1920 El "Síndrome Postvacacional" o "Depresión Postvacacional" es un problema que se presenta con frecuencia tras las vacaciones, cuando es nuestra obligación regresar a la vida laboral.
    Se caracterizará por mantener un estado de malestar general (físico y psicológico) que desencad enaría en un bajo rendimiento en el puesto de trabajo. Pero no hablamos de una enfermedad, sino de un proceso de adaptación que, de prolongarse en el tiempo, sería capaz de generar una importante interferencia en la vida personal de quien lo sufra.
     Según investigaciones recientes, la población con una edad inferior a los 45 años seria la más afectada, incluyendo a los niños en el periodo de vuelta al colegio. Del mismo modo, habría una mayor probabilidad de aparición en aquellos casos donde la persona haya sufrido acoso escolar o laboral. Con todo ello, se prevé que casi la mitad de la población experimentará algún episodio a lo largo de su vida deteriorando así su labor profesional.
 

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS PRINCIPALES? 

     El "Síndrome Postvacacional" se caracteriza por la presencia de cuadros de estrés recurrentes una vez nos incorporamos de nuevo a la vida laboral. Algunas de las manifestaciones más destacadas son las siguientes.
 

Síntomas físicos:

  • Dolor de cabeza.
  • Sensación de agotamiento.
  • Problemas de sueño.
  • Falta de apetito.
  • Dolores musculares.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Aumento de la tensión

Síntomas emocionales o psicológicos:

  • Problemas de concentración.
  • Tristeza.
  • Falta de interés.
  • Ansiedad.
  • Cambios de humor.
  • Irritabilidad.

Síntomas del comportamiento:

  • Reducción del rendimiento laboral o académico.
  • Abandono de actividades placenteras.
  • Reducción de vida social.

     Estos síntomas suelen aparecer durante la primera semana de trabajo y, en la gran mayoría de los casos, suelen ser pasajeros. Sin embargo, si los síntomas perduran durante más de dos semanas sería conveniente ponerse en contacto con un profesional para estudiar las causas del problema y aplicar el tratamiento más adecuado a cada caso.
 

¿POR QUÉ SUCEDE EL SÍNDROME POSTVACACIONAL? 

     Cuando hemos estado en un periodo de vacaciones donde las actividades han paso de ser obligaciones a ser actividades de ocio, de relajación..., y volvemos a la rutina del trabajo, generamos un cambio considerable que implica hacer variaciones en relación a los horarios, a las obligaciones, al tiempo que se dispone para el ocio y, en general, un cambio  en el estilo de vida. La adaptación a esta nueva rutina, y los cambios generados pueden llegar a generar los problemas físicos, psicológicos y comportamentales que se nombraban en el apartado anterior.

Se puede considerar, entonces, que el "Síndrome Postvacacional" se originaría tras un mal proceso adaptativo al pasar de un tiempo de vacaciones a la vuelta a la rutina.

4

 

¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR?

Para favorecer la no aparición de éste síndrome, tanto antes de la vuelta a la rutina como en los primeros días del regreso a vacaciones, se plantean las siguientes sugerencias:
  • No alargar los viajes de vacaciones hasta el último día, de este modo, los días previos al regreso al trabajo nos servirán para realizar el cambio de una forma lo menos brusca posible.
  • Los días antes de volver al trabajo, mantendremos unos hábitos de sueño lo más parecido posible a los que mantendremos una vez volvamos a la ruina.
  • Buscaremos y llevaremos a cabo alguna actividad de ocio compatible con el trabajo, para mantener algo que nos motive y nos ilusione.
  • Dividir el periodo de vacaciones en periodos más cortos, ya que aquellas personas que mantienen unas vacaciones más largas son más propensas a desarrollar este síndrome. Así pues, se recomienda dividir las vacaciones en diferentes periodos.
  • No empezar a cargarse de trabajo desde el primer día. Es preferible ir realizando un regreso paulatino, incorporando actividades y responsabilidades de forma progresiva.
  • Es recomendable llevar una vida saludable haciendo ejercicio y manteniendo una alimentación saludable que nos permitan una mejor gestión del estrés.
  • Moderar el consumo de cafeína y alcohol ya que pueden agudizar los síntomas del estrés o empeorar el estado emocional.
  • Focalizar la atención en lo positivo del día y no centrarnos en aquellos aspectos negativos que no nos permitan una adaptación a la rutina laboral.
     Si pasadas unas semanas los problemas continúan es muy probable que hablemos de un caso de estrés crónico o algún tipo de ansiedad que requerirá de un tratamiento psicológico inmediato para reducir el malestar y la interferencia que pueden estar ocasionando estas sensaciones a la vida diaria de la persona.

.

TDAH: CUESTIONES GENERALES

¿QUÉ ES EL TDAH?

     TDAH son las siglas por las que se conocer al "Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad", el cual es uno de los problemas neuropsicológicos más frecuentes en la actualidad, en cuanto a población infantil y juvenil se refiere. Se va a caracterizar por presentar síntomas de hiperactividad, impulsividad y dificultades de atención. 

¿CUÁLES SON SUS CAUSAS?

    Generalmente, se asocia a otros trastornos, aunque no está asociado a ninguna malformación cerebral ni hay pruebas o técnicas médicas que lo diagnostiquen. Así pues, aunque el entorno familiar puede modular los síntomas, no será el responsable de la aparición del TDAH.
     Sin embargo, en entornos castigadores y negativos ante las conductas del niño, se promueve el empeoramiento de los síntomas aunque, modificando dichos patrones familiares, el desarrollo del niño mejora considerablemente.

¿A QUIÉN AFECTA?

     Según estudios realizados, el TDAH afecta a un 3-5% de la población infantil, es decir, aproximadamente a un niño por cada aula escolar. Aunque esta cifra va incrementando en las últimas fechas.
     Va a ser más predominante en varones en una proporción 4:1, es decir, por 4 niños diagnosticados de TDAH habrá 1 niña con los síntomas de este trastorno, Dichos datos, parece ser, que son semejantes en todas las culturas.

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

Problemas de hiperactividad e impulsividad:
  •  Estar en constante movimiento.
  • Incapacidad para permanecer sentado mucho tiempo.
  • Correr o trepar por sitios o en momentos inapropiados.
  • Hablar en exceso.
  • Jugar muy ruidosamente.
  • Estar en actividad constante: tamborileo de dedos, movimiento de pies, etc.
  • Actuar sin pensar.
  • Contestar antes de que termine la pregunta.
  • Ser incapaz de esperar el turno en las colas o en actividades.
  • Interrumpir sin justificación a los demás.
Problemas de atención:
  • Dificultad para seguir instrucciones.
  • Parecen no escuchar a padres o profesores.
  • Incapacidad para centrarse en las actividades.
  • Suelen perder cosas importantes para casa o el colegio.
  • No prestan atención a los detalles.
  • Sus conductas parecen desorganizadas.
  • No son capaces de planear por anticipado con eficacia.
  • Son olvidadizos y despistados.
  • Parecen distraídos con frecuencia.
 

¿CUÁLES SON SUS POSIBLES CONSECUENCIAS?

En el ámbito escolar:
  • Estancia en cursos inferiores a lo esperado.
  • Bajas puntuaciones en tests de inteligencia o de habilidades debido a fallos en el aprendizaje.
  • Dificultades para aprobar exámenes por no fijarse bien en las preguntas (inatención) o dar respuestas precipitadas (impulsividad).
  • No completa tareas de clase o para casa.
  • Conflictos con otros compañeros.
  • No seguir las normas o reglas en los juegos.
  • No seguir las normas de conducta en el colegio.
En el ámbito familiar:
  • Hablan sin parar y no saben jugar solos y en silencio.
  • Desobedecen con frecuencia.
  • “Soñar despiertos” o “estar en las nubes”.
  • Suelen ser considerados tímidos, vagos y/o despistados.
  • Baja autoestima, por las críticas y fracasos recibidos.
  • No suelen ser rechazados por sus iguales.
  • Elevados niveles de estrés y depresión (tanto en el niño como en los padres).
  • Vida social reducida.
  • Sensación de soledad y abandono.

¿POR QUÉ DIAGNOSTICAR CUANTO ANTES?

     Diagnosticar a tiempo el TDAH resulta fundamental puesto que un niño que no recibe un diagnóstico y/o tratamiento correctos, tiene más probabilidad de sufrir, a lo largo de su desarrollo, un deterioro importante de su rendimiento escolar, de sus relaciones familiares y de su entorno social, pudiendo prolongarse dicho deterioro más sus consecuencias hasta la edad adulta.
     El diagnóstico es complejo y debe basarse en la evaluación clínica realizada por un especialista en el reconocimiento y tratamiento del mismo, como es el caso de psicólogos titulados. Esta evaluación debe obtenerse tanto de la observación de la conducta del niño como del a información obtenida de padres, colegio, familiares...

¿¿¿ SABÍAS QUE...

           Personajes tan destacados como:
  • Albert Einstein.
  • Churchill
  • Galileo.
  • John Lennon
  • Leonardo Da Vinci.
  • Bill Gates
  • Mozart.
  • Dustin Hoffman
  • Thomas Edison.
  • Rojas Marcos
  • Anthony Hopkins
  • Michael Phelps
  • ...entre otros...

                ...TAMBIÉN CONOCIERON AL TDAH???

 

"La formulación de un problema es más importante que su solución."

 Albert Einstein"

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén